Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Los inversores, en 'stand by': nadie espera un crecimiento desbocado del sector inmobiliario

Cautela, prudencia, incertidumbre y equilibrio son las palabras que mejor resumen el informe 'Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2016', en el que PwC y el Urban Land Institute han medido la temperatura de las previsiones de los expertos del sector inmobiliario de cara a este ejercicio.

A pesar de que los diferentes agentes que componen el mercado (promotores, inversores, financiadores…) se muestran optimistas con el futuro a corto plazo, lo cierto es que el ladrillo ha reducido los niveles de confianza de los que gozó en 2015.

"Nos encontramos en un mercado inmobiliario muy optimista, pero que goza de menos confianza que el año pasado. Nadie espera un crecimiento desbocado del sector en 2016 y se está imponiendo de forma creciente la cautela como consecuencia de la incertidumbre política, las tensiones externas a Europa y su impacto a escala global. Hemos pasado de estar preocupados por Grecia a hablar de la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea (bautizado como 'Brexit'), a mirar el precio del crudo o la incertidumbre en China", alerta Guillermo Massó, líder de Real Estate de PwC.

Los inversores, en 'stand by': nadie espera un crecimiento desbocado del sector inmobiliario

Según la consultora, este complejo escenario en el que nos movemos ya se está dejando sentir en el estado de ánimo de los inversores. Una teoría que comparte Ismael Clemente, presidente de la socimi Merlin Properties, quien asegura que "hasta hace nada había una gran tranquilidad en los inversores internacionales, pero ahora se empiezan a asustar. Detectamos un mayor grado de prudencia este año".

Pere Viñolas, consejero delegado de Inmobiliaria Colonial, también detecta esa pérdida de fuelle en los niveles de confianza y asegura que el capital está esperando a que evolucionen los acontecimientos. "Hasta hace un mes el ánimo estaba mucho mejor que ahora. Aunque no creo que hayamos pasado a un momento negativo, el modo 'wait and see'se ha generalizado entre la comunidad inversora", señala.  

De momento, afirman los expertos, las mayores preocupaciones son las de los inversores domésticos. "Todavía están menos preocupados los inversores de Canadá y Texas que yo como gestor", opina Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes.

Y lo cierto es que las cifras confirman esta dirección. La última encuesta trimestral que ha realizado de JP Morgan Asset Management  revela la confianza del inversor ha caído por primera vez en dos años y medio, mientras que la encuesta que realizó PwC en el marco del Foro Económico que se celebró en Davos (Suiza) hace unos días confirmó que la principal preocupación de los altos directivos españoles es el factor geopolítico, mientras que los extranjeros lo situaron en segundo lugar, por detrás de la sobrerregulación.

Pero, al margen de las tensiones en los mercados financieros, las dudas sobre China y la inestabilidad geopolítica, no podemos olvidar que 2015 ha sido un año extraordinario para el ladrillo en lo que a atracción de capital se refiere, un factor que también explica las menores expectativas para el ejercicio en curso.

Según la consultora Savills, la inversión en el mercado inmobiliario europeo cerró el año pasado con un volumen récord de 235.000 millones de euros, una cifra que superó en un 17% a la captada un año antes e incluso a los niveles precrisis. Sin embargo, para este año espera unincremento más modesto  que estará entre el 3% y el 5%.

La baza comparable

 

Para Inmobiliaria Colonial, la gran baza del mercado español es que todavía sigue siendo atractivo cuando se compara con el resto de Europa. "Deberíamos ser un foco de atención importante, porque somos mejores que muchas de las alternativas que hay", recalca Viñolas.

De hecho, Madrid aparece en la cuarta posición del ranking de las ciudades europeas más atractivas para comprar inmuebles, superada por Berlín, Hamburgo y Dublín, pero por delante de Londres y París, dos de las ciudades más importantes del mundo, y es la tercera en la lista de urbes donde más pueden crecer las rentas, por detrás de Berlín y Milán.

Ideas de decoración: cómo convertir la habitación de tus hijos en un reino de fantasía

"Londres y París tienen unas expectativas más bajas para este año. Muchos inversores creen que los precios en la capital británica están en su pico y no darán más de sí, mientras que a la capital francesa le penalizan los fundamentales económicos (crecimiento, demanda, rentas…), precisamente lo que más están mirando ahora los inversores", reconoce el líder de Real Estate de PwC.

Y todo apunta a que esta será la gran oportunidad de España. "El inmobiliario español atraerá la atención por la vía del crecimiento económico (en 2015 el PIB avanzó un 3,2% según el INE y el Banco de España), una demanda cada vez más solvente y las rentas potenciales que se pueden obtener en un mercado inundado de liquidez y con los tipos de interés en mínimos históricos. Tenemos viento de cola", concluye Massó.

 

Fuente/Gráficas: Idealista.com  01/02/2016