Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

Las claves del plan de vivienda

El Gobierno aprobó el pasado viernes en Consejo de Ministros el nuevo Plan Estatal de Vivienda para el periodo 2018- 2021 con dos grandes vías de actuación: ayudas al alquiler y a la compra de vivienda. Todos los diarios informan en las ediciones del sábado de los requisitos que hay que cumplir para poder acceder estas ayudas, que son las siguientes. 

El límite de ingresos es el mismo para todos los tipos de ayuda, ya sean subvenciones a la compra o al alquiler. Hay excepciones para los casos de familia numerosa y personas con discapacidad. Para el resto, el máximo de ingresos anuales de los beneficiarios está fijado en 22.365,42 euros, es decir, tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IMPREM), por "unidad familiar" o "unidad de convivencia".

Los solicitantes no podrán ser propietarios de otra vivienda. Se incorpora un criterio de progresividad que fija como máximo una renta anual de cuatro veces el IPREM (30.078,36 euros) en los casos de familia numerosa general o personas con discapacidad y hasta cinco veces (37.597,95 euros) en los casos de familia numerosa especial o con algún miembro con alguna discapacidad reconocida superior al 33%. 

Si cumplen los mencionados requisitos de ingresos, los jóvenes de entre 18 y 35 años pueden acceder a una ayuda de hasta el 50% del alquiler, que no podrá superar los 600 euros. Este límite podrá llegar a 900 euros en caso de ciudades con precios caros de alquiler (como Madrid, Barcelona …). La vivienda alquilada deberá ser su residencia habitual durante el periodo de la ayuda (puede ser de hasta tres años). 

El Gobierno subvencionará hasta un 50% del alquiler a los mayores de 65 años, con los mismos criterios que para los menores de 35 años, con el añadido de que, no podrán tener vivienda en propiedad o un patrimonio superior a los 100.000 euros. 

La ayuda al alquiler a personas de entre 35 y 65 años está enfocada a los ciudadanos con dificultades económicas. En estos casos, el Estado subvencionará hasta el 40% de la renta del alquiler a quienes cumplan los criterios de ingresos citados. En el plan anterior el límite era de 200 euros al mes, en este puede ser de hasta 330 euros al mes. 

En los casos en que se amplíe la renta mensual a 900 euros, la subvención será del 50% o el 40%, según el caso, para los primeros 600 euros. Para los 300 restantes la ayuda será de hasta el 30%. Así, el máximo de la cuantía de la ayuda al alquiler será de 390 euros (para menores de 35 y mayores de 65 años) y de 330 euros para el resto. 

El Plan Estatal de Vivienda contiene ayudas para los afectados por desahucios. En estos casos, el Estado (80%) y las comunidades autónomas (20%) asumirán el pago de la totalidad del alquiler, limitado a 400 euros mensuales, durante tres años (hasta ahora era de dos). Se podrá optar a viviendas desocupadas de la Sareb o entidades financieras. 

El Gobierno ha vuelto a incluir en el Plan Estatal de Vivienda una ayuda a la compra, que será del 20% del precio de la adquisición del inmueble, con un máximo de 10.800 euros. Los beneficiarios tendrán que ser menores de 35 años, tener unos ingresos inferiores a 22.365,42 euros y que el precio de la vivienda no supere los 100.000 euros. Además, la casa deberá estar ubicada en un municipio de menos de 5.000 habitantes, con la intención de evitar la despoblación de las zonas rurales. 

También se concederán subvenciones a los promotores privados que construyan viviendas destinadas al alquiler por un plazo mínimo de 25 años. Estas ayudas podrán ser de dos clases. O hasta 350 euros por metro cuadrado con un límite del 50% de la inversión y de 36.750 euros por vivienda para familias que ganan menos de tres veces el IMPREM.

En este caso el alquiler a cobrar no podrá superar los 5,5 euros por metro cuadrado al mes. La segunda opción consistirá en ayudas de hasta 300 euros por metro cuadrado con un límite del 40% de la inversión o 31.500 euros por casa para familias con ingresos inferiores a 4,5 veces IMPREM y cuyo alquiler no supere los siete euros por metro cuadrado. 

Otro de los cambios en el nuevo plan de vivienda es la obligatoriedad de cofinanciación entre el Estado y las comunidades autónomas. Hasta ahora, era opcional y podrían dar o no una parte complementaria. El objetivo es que, de cada 100 euros en ayudas, el Estado aporte 70 y las comunidades, 30. Pero para llegar a esos 100 euros, hay requisitos. De los primeros 70 euros, las comunidades deben aportar 10. Solo así se añaden los 30 restantes, de los cuales el Estado aporta otros 10 y las autonomías, 20. Además, con el nuevo plan las autonomías están obligadas a detallar la parte del importe que subvenciona el Estado. 

El próximo día 15 de marzo, se celebrará una conferencia sectorial con las comunidades para fijar el reparto de fondos. Luego, las comunidades firmarán esos convenios con Fomento para poner en marcha el plan. El Ministerio contempla un plazo máximo de dos meses tras la conferencia sectorial para que el plan entre en vigor. Las ayudas tendrán carácter retroactivo a 1 de enero de 2018. La solicitud de estas subvenciones depende de cada comunidad autónoma, ya que cada una establece su propia normativa. Por tanto, cada Consejería de Vivienda de la autonomía será el organismo al que acudir para solicitarla. 

El Ministerio ha cuantificado el plan en 1.443 millones de euros, un 62,46% más que el plan 2013-2016, según las cifras del Gobierno. Serán 350 millones en 2018, 357 millones en 2019, 364 millones en 2020 y 372 millones en 2021. El Ejecutivo calcula que unas 557.109 familias se verán beneficiadas por algunas de las subvenciones que contempla el programa.

 

(El País. Página 43. Media página. Sábado 10)