Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

La vivienda se dispara un 17% en Madrid capital y un 15% en Palma de Mallorca

Madrid y Palma de Mallorca lideran el crecimiento de los precios de la vivienda en el primer trimestre del año, de acuerdo con los datos de la tasadora Tinsa. En concreto, la ciudad de Madrid vivió un incremento del 17% respecto al mismo periodo de 2017, seguida de la capital de Baleares (14,7%), Barcelona (11%), Pamplona (10,4%) y Logroño (10%). Todas ellas han contribuido a que el precio de los inmuebles suba a un ritmo del 3,8% en el conjunto del país. 

Pese al gran motor que suponen tanto Madrid como muchas zonas turísticas y algunas ciudades de interior donde la presión demográfica vuelve a empujar los precios al alza, la tendencia positiva en el conjunto del mercado se está debilitando por la cada vez menor pujanza de Cataluña tras el 1-O. Si los precios de la vivienda en la Ciudad Condal crecían a un ritmo del 20,6% en el tercer trimestre del año pasado, esta velocidad se moderaba al 14,8% en el cierre de 2017 y 3,8 puntos más, hasta el 11%, en el arranque del ejercicio actual. Esta debilidad se corresponde con una menor actividad inversora, debido en parte a un frenazo del turismo, aunque también hay que tener en cuenta que la incertidumbre ha podido aplazar ciertas decisiones de compra, tal como muestra el tiempo necesario para comercializar una vivienda.

Además, hay que tener en cuenta que, si antes el conjunto de Cataluña subía a una velocidad del 12,5%, ahora las otras tres capitales están estancadas o en negativo, y el conjunto de la región se ha frenado al 7,3%. Esta situación es la contraria que la que sucede en la Comunidad de Madrid, donde el alza de los precios en la capital está desplazando la demanda a los municipios de la periferia. Así, los precios en el conjunto de la región están subiendo con una fuerza similar a los de la ciudad de Madrid, donde las alzas en el valor de los inmuebles están lideradas por la almendra central pero cada vez se trasladan con más fuerza hacia los distritos situados fuera de la M-30.

El avance en las grandes capitales no es algo aislado, ya que las alzas tienen lugar tanto en las zonas más turísticas como en aquellas áreas donde el paro se ha reducido significativamente. 

Así, tanto las capitales mediterráneas (donde sólo Gerona se abarata), andaluzas y canarias como varias ciudades del tercio norte peninsular (como Vitoria, San Sebastián o Burgos) suben a un ritmo que, en el caso de Sevilla, alcanza el 8,8%, y en muchos otros se sitúa dentro de la horquilla del 5%-8%. No obstante, dentro del conjunto del mercado inmobiliario, todavía hay muchas capitales de provincia en negativo, como es el caso de Ciudad Real (donde el valor de mercado cae un 11,9%), seguida de Cáceres (9,2%), Guadalajara (6,3%) o Lérida (6,2%). Hay varios factores que explican estos descensos, que se concentran en las zonas menos pobladas y, por lo tanto, apenas lastran la dinámica general del mercado.

En primer lugar, muchas de estas ciudades tienen un elevado nivel de desempleo y la mayoría están experimentando un retroceso demográfico, lo que alivia la presión sobre el mercado inmobiliario. Hay otra razón que puede estar provocando la rebaja de precios en los cascos urbanos: el traslado de la población hacia zonas periféricas y municipios aledaños, quizá debido a la existencia de casas más amplias y modernas. Así se explica que los precios en la mayor parte de estas provincias estén creciendo, aunque sea de forma moderada, o vivan una disminución mucho más paulatina que en las capitales de provincia. Éste es el caso de la fuerte divergencia de precios en Ciudad Real (caen un 11,9% en la ciudad sólo un 1,9% en el conjunto de la provincia) de Asturias (bajan un 4,1% en Oviedo y suben un 2,5% en el conjunto del Principado).

 

Además, la fuerte subida de precios (mayor que la de los salarios, especialmente en las grandes ciudades) está provocando un incremento del esfuerzo financiero de las familias, que tienen que destinar el 16,8% de los ingresos al pago del primer año de hipoteca, una décima más que en el trimestre anterior. Sin embargo, la cifra crece más rápido en las provincias de Madrid, Barcelona, Baleares, debido al gran poder adquisitivo de los compradores, muchos de ellos extranjeros. En estas tres zonas, se produce un avance de tres décimas, hasta el 16,2%, el 17,9% y el 22,6%, respectivamente. 

 

 

(Expansión. Páginas 24 y 25)