Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

La vivienda se acelera: cierra 2017 un 6% más cara

El mercado inmobiliario ha entrado en 2018 a velocidad de crucero, impulsado por un crecimiento sostenido de precios y un importante repunte en el número de viviendas vendidas. Por primera vez desde la crisis, se ha superado la barrera de las 500.000 compraventas. 

El año 2017 cerró con la vivienda un 6,2% más cara y aumentos generalizados en toda España. Una tendencia que encadena tres años de crecimiento, en línea con la evolución de la economía. El aumento de la renta de las familias en un escenario favorable, de inflación moderada y mejores condiciones de financiación han allanado el terreno para que el sector inmobiliario continúe su escalada. 

El precio de la vivienda se ha ido acelerando conforme avanzaba 2017. El índice de precios registró en el primer trimestre un incremento del 5,3% y al cerrar el último trimestre pasó a ser del 7,2%, según los últimos datos de precio publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El aumento de la demanda disparó las compraventas un 16,3%, y se saldó con 532.367 unidades vendidas, el mejor dato anual desde 2008, según el Ministerio de Fomento. 

El balance de 2017 augura un año de crecimiento positivo y equilibrado, lejos de la amenaza de la burbuja. El crecimiento de los precios, eso sí, dependerá de cuánto aumenten las rentas. Las previsiones para el sector inmobiliario apuntan a incrementos del 5% en precios y 10% en compraventas.

Los primeros datos de febrero corroboran la tendencia. Las ventas de vivienda crecieron un 11,2% en enero, alcanzando las 38.953 unidades vendidas, según datos publicados ayer por el Consejo General del Notariado. Y aunque el precio medio del metro cuadrado se moderó en enero un 0,4%, situándose en los 1.363 euros, el índice de precios de febrero de Tinsa apunta a un repunte del 4,5%, en línea con las previsiones para el resto del año. 

Estos aumentos serán todavía mayores en áreas recalentadas, es decir, en las grandes capitales y zonas costeras. La evolución geográfica, sin embargo, continúa siendo desigual. En algunos de los barrios más cotizados, el precio de la vivienda ha subido tanto que roza niveles del boom. En estos casos, se está produciendo una corriente centrífuga de la demanda, que se refugia en precios más competitivos de la periferia de las grandes capitales, donde a su vez los precios se están recalentando a mayor ritmo. 

La recuperación de las compraventas también ha sido llamativa. Éstas crecieron un 77% desde mínimos de 2013. En el último trimestre de 2017 se vendieron 144.688 pisos, lo que supone un crecimiento del 14,3%. Para encontrar un cuarto trimestre con más transacciones, habría que remontarse a 2010, cuando se vendieron 150.4954 unidades. Entonces, sin embargo, la cifra registrada se encontraba inflada debido al fin de la desgravación fiscal por compra de vivienda. 

Junto con los precios, todas las comunidades registraron aumentos en la cifra de compraventas. Mientras en áreas metropolitanas del centro, el perfil de comprador busca primera vivienda o activos de reposición, en grandes capitales y zonas de costa confluye el atractivo por la segunda residencia, así como la compra de vivienda como activo de inversión para alquilarla a posteriori. Este segundo factor es el que ha elevado el precio del alquiler un 9%, según datos de Fotocasa.

Se trata de la mayor subida de la serie histórica del portal de vivienda, que comienza en 2007. El incremento del precio del alquiler, a su vez, ha aumentado el precio de compra de vivienda en grandes capitales. Esta tendencia, junto al boom del turismo, ha despertado el interés de compradores e inversores extranjeros. En 2017, las compras de vivienda por parte de extranjeros crecieron un 13,5%, encadenando 26 trimestres de subidas y totalizando 23.555 unidades, un 16,3% de los activos vendidos. 

A cierre de 2017, la mayoría del peso del incremento del precio reside en la vivienda de segunda mano, que se encareció un 6,3%. Sin embargo, los precios de la vivienda nueva están ganando tracción. Aunque en 2017 el aumento de precios fue algo menor, del 5,9%, entre septiembre y diciembre la vivienda nueva experimentó un repunte del 7,4%, por encima del crecimiento de la de segunda mano (7,2%).

Desde el punto de vista de las compraventas, la situación se encuentra más parada en a vivienda nueva. La mayoría de los pisos vendidos en 2017 fueron de segunda mano (465.037) lo que supuso un incremento del 17% respecto a 2016. 

Aunque Madrid, Barcelona y Alicante son las provincias con más pisos vendidos, Castilla -La Mancha copa el 'Top 3' de incrementos en la cifra de compraventas. Cuenca es la provincia de España donde más creció la cifra de viviendas vendidas, un 34%, hasta las 1.844 unidades, seguida de Toledo, con un aumento del 32%, hasta 8.463 operaciones, y Albacete (31% y 3.228 viviendas).

A nivel nacional sólo hay una provincia donde cayó la venta de viviendas. En Lugo (Galicia) se vendieron un 2% menos de pisos, situando la cifra final de compraventas en 2.369 unidades. La despoblación y la emigración a zonas urbanas hacen de Soria, Teruel y Zamora las provincias con menos pisos vendidos, aunque aumentan un 2%, un 15% y un 11% respectivamente.

 

(Expansión. Páginas 28 y 29)