Principal red inmobiliaria en España y Portugal

Escribe aquí tu dirección

Valora

Categorias

La vivienda baja en todos los barrios de Londres tras el Brexit

La caída de la libra frente al euro tras el referéndum celebrado en Reino Unido el pasado 23 de junio ha vuelto a hacer atractivo el mercado inmobiliario de Londres, a pesar de la incertidumbre creada tras la decisión de dejar la Unión Europea. Desde enero, la libra ha perdido un 20% de su valor contra el euro, lo que convierte en mucho más atractivas las viviendas de la capital que, además, han bajado de precio desde el pico registrado en septiembre de 2014. Una vivienda valorada en un millón de libras costaba el pasado mes de junio al cambio 1,45 millones de euros.

Tras la depreciación de la esterlina cuesta ahora 1,12 millones. A esta rebaja originada meramente por el tipo de cambio, hay que añadir la caída de precios provocados por el descenso de compradores internacionales, que dudan ahora de la seguridad del mercado londinense. Según datos de Savills, en 2016 las propiedades en las zonas prime de Londres caerán un 0,9% como media y se mantendrán sin crecimiento hasta 2019. A pesar de esta rebaja, algunos expertos consideran que es mejor esperar que comprar ahora. "El momento es bueno para ver opciones, pero pensamos que 2017 será un mejor año para comprar en Londres, ante una posible rebaja adicional de precios", asegura Miguel Janín, director de London Property Partners.

Durante años, Londres ha sido uno de los lugares favoritos para invertir. Se consideraba un lugar refugio que, a pesar de ser caro, era seguro, prometía altas revalorizaciones y ofrecía la posibilidad de invertir en libras y diversificar la cartera de divisas. Pero tras el triunfo del Brexit en el referéndum del pasado 23 de junio, las cosas han cambiado mucho. Reino Unido se ha llenado de interrogantes y ya no se percibe como el lugar seguro que era. La economía ha empezado a ralentizarse y la inflación aumenta. Ante este panorama, los inversores internacionales son más reacios a invertir por la incertidumbre creada y su interés por las casas, sobre todo las más lujosas y caras, ha disminuido. La reacción del mercado ha sido inmediata y se refleja en una caída de precios. Según el último informe de Knight Frank, los precios en la zona central de Londres cayeron un 0,4% en septiembre, lo que supone el octavo mes consecutivo de descensos.

La caída anual se sitúa en un 2,1%, aunque en algunos barrios es mucho mayor. Uno de los peores golpes se lo lleva la zona de Chelsea, cuyas viviendas para millonarios caen un 9,8%. La situación es más complicada para las viviendas nuevas que ahora salen al mercado. Al calor de los últimos años de boom inmobiliario, muchos promotores se lanzaron a edificar pisos de lujo, que ahora salen a la venta con un mercado menos receptivo. En algunas promociones, como las que se levantan en la céntrica Hight Street Kensington, la segunda fase de algunos desarrollos han salido a la venta con un descuento del 10% sobre los precios a los que se vendió la primera. Muchos inversores que compraron sobre plano pensando vender con plusvalías, ven ahora que van a perder dinero con la venta y con el cambio de divisa.

Ante esta situación, muchos de ellos se preguntan si es mejor invertir ya y aprovechar la incertidumbre y la caída del 20% de la libra o, por el contrario, esperar a que la situación económica en Reino Unido empeore, como muchos vaticinan, y los precios de las casas bajen todavía más. Foxtons, una de las inmobiliarias más conocidas, anunció hace unos días que sus ingresos por venta de casas han caído un 34% en el tercer trimestre del año, lo que muestra la parálisis que vive el mercado. Es esta caída de las ventas también ha influido la incorporación de un nuevo impuesto que grava las casas más lujosas y el temor a que muchos extranjeros tengan que dejar la City de Londres ante el éxodo que se prevé de compañías al continente. Un informe de Savills sobre el impacto que el Brexit tendrá en el mercado residencial asegura que "el Gobierno deberá de dar importancia significativa a proteger la City de Londres y su futuro".

La consultora, sin embargo, indica que no hay otra ciudad en Europa que pueda competir con Londres por ser la capital europea de las finanzas, lo que le permite deducir que no se perderán empleos. Algunos siguen siendo optimistas. Nick Budeen, consejero delegado de Foxtons, asegura que "los fundamentales a largo plazo de Londres son buenos y suponen una opción muy atractiva para el crecimiento".

Fuente: Expansión (28/10/2016)